miércoles, 3 de septiembre de 2008

Los recuerdos del López y su carta tras la pasada reunión

Javier López ayerPasadas estás merecidas vacaciones llegó la hora de reactivar el blog de nuestra "querida y bien amada" primera promoción. Uno de los más activos a través del email fue Javier López, que entre chorrada y chorrada, que parecía que en vez de trabajar se dedicaba a contestar los emails de todo el mundo, en especial los de Suso, también nos deleitó con algunos sabrosos recuerdos con los que más de uno no habrá podido dejar de sonreír. También, tras la pasada reunión, nos dedicó a todos una bonita carta, para nada cursi, que sin duda merece ser incluída en nuestro cuaderno de bitácora particular. Y, por supuesto, tampoco puedo olvidarme de mencionar a la Academia de Mus Sánchez-López. ¡Vaya par de fanfarrones!

Javier, lo siento macho, pero ahora todo va a quedar registrado en el blog y tu mujer e hijos lo van a poder leer.

Los recuerdos del López (para los que no lo sepan de nombre Javier)

¿Os acodáis de cuándo D. Jesús se paseó disfrazado de Obispo y una profesora de infantil hasta le besó el anillo?
¿Y la de tubos de ensayo que le rompíamos al Chupao en el laboratorio?
¿Y Marcos huyendo de una Misa obligatoria y tropezando en las escaleras para caer de rodillas delante del Pitiago?
¿Y la pillada de Donato debajo de la mesa de la biblioteca a cuatro tíos jugando al mus?
¿Y la quema a lo bonzo de Ángel Sánchez y su abrigo nuevo en una mañana fría de invierno durante una clase de recuperación del Chupao?
¿Y el lanzamiento de Rodrigo Muñoz “El Corto” (perdóneme, por favor), montado sobre un perchero con ruedas?
¿Y la adaptación del anuncio de Dodotis por seis tíos en calzoncillos en un festival durante una convivencia en Las Cabañas (Marcos, Manolo Osorio, Miguel Ángel Sánchez, Fede…)?
Y siguiendo con Las Cabañas: ¿Y la obra de teatro donde Rodrigo Muñoz hizo de lechuza? ("Pero el viento… ¿ulula o no ulula?") ¿Y la remojada de Cucu a Fede con un cubo de agua para “simular la lluvia”?
¿Y la bolsa-balón de Carlos Ruiz de Gámiz?
¿Y el “Basura, que sois basura” y la bofetada al único que no hacía nada de Pepe Bernardo?
¿Y el encantador juego de tiro al paredón con niño pequeño de los recreos?
¿Y la caza de la rata con rejilla de los Roa?
¿Y el grapado de aquel invento de las guías? (¿Conserváis alguna? Creo que eran: Azules, Rosas, Verdes y Amarillas)
¿Y los números con esparadrapo en las camisetas del equipo de futbito de D. Pedro? (¡Qué vergüenza, madre!)
¿Y cómo aprendimos a vestirnos y desvestirnos hasta 10 veces en la misma clase de gimnasia con D. Pedro? (Desde luego eran muy educativas sus clases)
¿Y los inútiles esfuerzos del “Happalas” para que aprendiéramos a escribir algo con cierto sentido?
¿Y los viajes de nueve tíos a Moratalaz en el wagon de D. Frasquito?
¿Y la gloriosa imitación de Cucu de Bigote Arrocet?
¿Y el Renault 5 de Tato? ¿Y el Ritmo de Chiri? ¿Y la moto de Moríñigo? La cantidad de amigos que ganaron el último año. ¡Hasta estábamos motorizados!
Las palmeras de chocolate de la tienda del instituto, mmmm... Y las niñas del Instituto, y las de la Pureza... y los cabrones del Agustiniano y El Pilar. Para los que jugabais al fútbol, ¿os acordáis cuando nos metieron 6-0 en su campo y D. Pedro nos castigó en clase de gimnasia? ¡Pero si era un partido que no tenía nada que ver con el colegio!
¿Y las partidas de mus jugándonos cigarrillos?
¿Y el juego de la caja de cerillas que si caía de no sé que lado recibías una colleja? ¡Cuántos cuellos colorados al volver a casa!

¡¡¡JODER, QUÉ TIEMPOS!!!

La carta del día después

Amigos y compañeros (Marcos, no te excites, es una forma de hablar),

Javier López hoy, un tío felizMe da igual si esto queda cursi, pero si no lo escribo reviento. Lo que ha pasado estas semanas ha sido increíble. Me hicisteis volver a unos años fenomenales y recordarlos con muchísimo cariño. No diré que fueron los mejores porque, como para todos, otros también lo han sido, pero desde luego los pongo entre los mejores 15 de mis 44 años. Sí, puedo aseguraros que junto a mi boda, los nacimientos de mis cinco hijos y mis subidas de sueldo, el sábado ha sido de los días que ya no olvidaré nunca.

Por eso quiero daros las gracias. Gracias a los que estuvieron (por orden de lista para no dejarme ninguno): Ramón, Pablo, Santi, José Ignacio, Junguito, Jorge, Tomás, Chente, Álvaro, Rafa, Míguel, Moncho, Vicente, Suso, Adolfo, José Joaquín, Carlos, Enrique, Góngora, Javier, Juan Pedro, Fede (y no soy el maricón; lo siento, pero te vi tan ilusionado...), Pepe, Javi, Kike, Moro, Muelas, Rodri, Oscar, Manolo, Mario, Conrado, Pereira, Pérez Mallo (Grande, tío, muy grande), Marcos, Jesús, Jesús (no es un bis), José, Gámiz (cómo me alegró verte, tío), Ángel (a ti estoy harto de verte, padrino), Cucu, Emilio, Carlos, Lolo, Narci, Juan Luís (¿viste el mensaje de ayer?), Melquíades, D. Pedro, Pepe Muñoz, Santi Liras, Sr. Rico, Jesús Moreno, Donato, Pepemi y José Luís Jiménez.

Gracias a los que estuvieron sin estar: Antonio, Alberto, Oscar Ulises, Rafa Atienza y Manolo Plaza.

Gracias a los que quisieron estar y no pudieron (Alfonso, cómo siento lo del teléfono).

Y a Miguel Ángel Suero, que sé que impulsaste la idea con ilusión.

Quiero que no pasen otros 26 años hasta que hagamos algo parecido. Quizá no tengamos la misma ilusión de estos días, pero creo que debemos conseguir marcarnos un día en el calendario del año en el que tengamos la oportunidad de, si queremos, ver a gente con la que compartimos muchas horas en el colegio y que es capaz de no reconocerse pero tratarse como si se hubieran visto el día anterior en el cole. Hagamos el propósito de tenernos localizados y comunicarnos cuando cambiamos de casa, de teléfono, de e-mail o de trabajo (para bien o para mal, con confianza). Conmigo, creo que no hace falta decirlo pero por si acaso, siempre podéis contar para lo que sea, no sólo para las reuniones o los cachondeos.

Y un ruego; no dejemos el esfuerzo de tratar de localizar a los que faltan y de conseguir que nos apuntemos más para la próxima ocasión. Casi es un deber. Si hay que poner un anuncio en los periódicos para pedir que contacten con nosotros, contar con mi aportación.

¡Señores, me pongo a sus pies! ¡BRAVO! ¡BRAVO! ¡BRAVÍSSIMO!

Un fuerte abrazo para todos.

El López.

La Academia de Mus Sánchez-López

Por cierto, y para Miguel Ángel Suero que me estará leyendo: He entrado en la página web de la Asociación y he detectado un lamentable error. Comentáis que se ha celebrado el I Campeonato de Mus de la Asociación de Antiguos Alumnos. Que yo recuerde se tratará de al menos el IV. Los dos primeros se celebraron por los años 80 y el III en los 90, en un hotel en Madrid. Por el colegio podrás encontrar fotos de aquellos eventos.

Que sepáis que en los dos primeros los campeones, como no podía ser menos, fuimos Ángel Sánchez y un servidor. En el tercero ganó D. Donato con un compañero externo (Luís Ríos), donde una “mano negra” decidió eliminarnos después de ganar todas las partidas de nuestro grupo de clasificación, por aquello de los triples empates, según se nos intentó hacer creer (Por cierto, aún esperamos una respuesta a nuestra reclamación oficial a los jueces del torneo).

De este III Campeonato pasó a la historia la épica, y divertidísima, victoria que obtuvimos contra D. Manolo Plaza y D. Elías Capapé. (Manolo, espero que en el Cielo sigas dando clases de latín, mus y frontón a todos los que llegan. Nos acordamos mucho de ti).

Por cierto, un poquito de publicidad: Los que queráis acudir a la Academia de Mus Sánchez-López, que sepáis que hemos abierto plazo de inscripción hasta el 31 de mayo; las plazas están limitadas a gente que acredite la categoría de Gran Maestro del Mus y nos gane en la partida de ingreso: ¡TODAVÍA NO HEMOS PODIDO ACEPTAR NINGÚN ALUMNO! ¡EMPEZAMOS A ABURRIRNOS!

No hay comentarios:

Primera promoción del colegio Los Olmos