viernes, 2 de mayo de 2008

Gonzalo Orti del Hoyo: Carta a la Primera Promoción

Estimados amigos todos de la mejor y más especial promoción de Los Olmos (y de cualquier otro colegio y época, porque, ¡vaya, es la nuestra!):

Foto actual de Gonzalo Orti del Hoyo de la Primera Promoción del Colegio Los OlmosComo habréis observado, aparte de algunos contactos directos con José Luis, a quien le tenía informado de lo difícil que me iba a ser venir desde Bruselas en esas fechas (aunque lo he estado intentándolo hasta el último día), no he hecho mucha aparición en este “macro-foro” (o mejor, diluvio de mensajes, tormenta tropical, tiroteo loco). No ha sido por falta de ganas de veros y estar con vosotros, sino que simplemente el cauce de comunicación no se ha llegado a ajustar nunca a mis circunstancias y carácter.

Me explico. Yo estaba tan tranquilo un día trabajando en mi despacho de la zona europea de Bruselas (por si luego no me da el tiempo para contaros todo ya os digo que trabajo en un periódico por Internet que he creado yo llamado Aquí Europa). Ya sabía lo de la cena que se organizaba porque José Luis —¡el grandísimo José Luis!— había llamado a mi hermano Javier. Como decía, todo era paz y tranquilidad cuando sonó el primer disparo: un “emilio” de José Luis anunciando lo que iba a venir. ¡Y la que se armó! Comenzaron las respuestas y contrarrespuestas de los javieres (López y Martín, principalmente), Cucuruchos, Marcos, ramones, vicentes… Al principio eran sólo tiradores aislados, pero la cosa se fue calentando y calentando. Y yo aquí en la oficina, después de haber limpiado los doscientos “espames” que me llegan todos los días, debía hacer frente a otra avalancha de otra naturaleza.

Así que abrí una carpeta en Outlook llamada “25Olmos”, cogí una pala de esas grandes (casi tuve que alquilar un bulldozer), y a paletadas sin freno fui achicando los mensajes, arrojados los pobres (no tienen la culpa) inéditos e “ileídos” al cubo de 25Olmos, “para leerlos con calma por la noche en un ratito”. Claro, esos ratitos, para alguien con una vida muy ocupada, llegan como los licores preciosos: con poca frecuencia y en escasa cantidad. Lo malo es que al día siguiente tuve que remangarme otra vez para achicar mensajes, de modo que esa noche ya tenía cincuenta, que pasaron a cien, doscientos, ¡quinientos!

Os podéis imaginar que sacar ese ratito apacible para leer y contestar (no uno a uno como hacen otros, pero sí de forma global), se fue haciendo cada vez más difícil y abrumador. Cualquiera se hubiera desanimado completamente en estas condiciones… Pero no. No conocéis a “supergonzalo”. Varias veces (hablamos ya de fines de semana, que son más largos), me arremangué y me puse a leer. En dos ocasiones llegué casi al final, y cuando iba a entrar en el ruedo… descubro que había explotado otro tiroteo, que había que seguir achicando, que algún día vería el final de esta arriesgada empresa.

Hoy, glorioso y de triste memoria 2 de mayo, fiesta de los Madriles, aniversario de los fusilamientos de Napoleón y de la bravura del pueblo madrileño y aniversario memorial de los 44 años de la llegada al mundo de este madrileño-periodista-europeo (lo de la triste memoria quizás fuera por esto, aunque en broma), he conseguido sacar una mañana libre y reposada para daros lectura a los que estáis aburridos (pues he visto que muchos se aburren mucho) para gusto y sosiego de esta camaradería. Además, aprovecho un momento en que “el frente está en calma” y no hay saturación de mensajes.

Lo primero de todo —no podría ser de otra forma— es felicitar a José Luis, el gran héroe de esta proeza —sí, José Luis, lo has conseguido, enhorabuena— e infatigable arquitecto de esta inmensa construcción que es reunificar nuestra promoción dispersa, más ardua que la reunificación de Europa en la que estamos metidos. Gracias, José Luis, por tu dedicación y tus desvelos (estoy seguro que robabas para eso el tiempo que no tenías muy abundante) y por tu paciencia enorme ante algunos comentarios poco meditados que a otros hubieran podido hacer tirar la toalla.

Lo segundo será contaros en breves palabras (no os inquietéis) mi trayectoria.

Como ya sabéis, como tantos otros, no hice el COU con vosotros (y como no nos invitasteis, a los expatriados, no salimos en la famosa foto de la orla), sino en la academia de Fomento (“Tormento”, para los amigos, aunque siempre en clave de broma). Luego me exilié durante cinco años a Pamplona para estudiar Periodismo en la Universidad de Navarra, lo cual concluí con éxito, y retorné a Madrid por un tiempo, donde principalmente trabajé en la Agencia Europa Press, hasta que me cansé y quise buscar nuevas aventuras.

Aqui Europa y la Primera Promoción del colegio Los OlmosEso hace que ya lleve quince años en estas tierras centroeuropeas, en Bélgica, capital de Europa, trabajando primero en una agencia de prensa y luego en el Parlamento Europeo durante una temporadita mientras ponía en marcha mi propio proyecto. El día 9 de mayo se cumplen once años desde el lanzamiento oficial de mi periódico, Aquí Europa, y es lo que he estado haciendo durante todo este tiempo: informar un poco a los hispanohablantes de qué es esto de Europa, pues pocos se enteraban y menos pocos siguen sin enterarse de verdad. Bueno, esto es el pasado y el presente. ¿Qué deparará el futuro? Lo veremos en el próximo capítulo.

— “Vale, Gonzalo, ya te hemos leído. Esto es el rollo profesional, pero… ¿qué más hay? Pues la vida es muy rica”.

En efecto, todo hay que contarlo. En mi caso no puedo hablaros de mujer ni de hijos, ni falta que hace (aunque todo ello es muy bueno y os doy la enhorabuena a los que os habéis lanzado a esta vía vocacional tan meritoria) pues siendo numerario del Opus Dei a lo que me dedico principalmente es a poner mi granito de arena para desarrollar los apostolados del Opus Dei en este país, donde mucho estaba y está aún por hacer: las actividades para gente joven del Club Narval, donde he estado implicado todos estos años; el comienzo del primer colegio con el espíritu de la Obra (ya existe este micro-Los Olmos, que se llama “Alpha”, es su primer año; está asociado a nuestro célebre “Tormento de Centros de Enseñanza”). En resumen, muchas cosas buenas —tratar de llevar un poco de calor y de luz a estas frías y oscuras tierras—, a lo cual también podéis apoyar vosotros con vuestras oraciones.

Creo que con esto ya os he dado una pincelada de mi perfil. La semana próxima viajo a Madrid y si puedo sí que me gustaría muchísimo contactar con algunos, ahora que ya se ha recuperado el contacto.

Bueno, pues que me ha dado mucha pena no poder estar con vosotros el 19A, y que espero que haya otras ocasiones de reencontrarse (quizás el trabajo me traiga más por Madrid en próximos meses).

Un fuerte abrazo de vuestro amigo.

Gonzalo.
(Gonzalo Orti del Hoyo)

1 comentario:

Pilar dijo...

Hola a todos aquellos que hicisteis COU en Fomento.
Estoy intentando organizar cena de la promoción 81-82. ¿Podría alguien pasarme los e-mails de Cucu, Javier Martín, Pablo Aliseda, Manolo Sanzo, Adolfo, Ramón Estrada y de todo aquel que fuese a Fomento en el 81-82?

Gracias.

Mi e-mail:
pilar.luque@proximaalfa.com

Primera promoción del colegio Los Olmos